La aventura de descubrir y vivir,
se encuentran entre grutas y caminos,
entre montañas y costas abruptas.
Un descubrir cada mañana la verdad,
con la alegría de abrir una ventana,
y sonreír a un amanecer brillante.
Que sería vivir sin el gozo de disfrutar,
de sentir la pasión de la renovación.
Que sería deambular por caminos,
sin apreciar la vida que nos rodea.
Que sería de nosotros despertar,
con el vacio de no tener una sonrisa.
Andar puede ser un paso tras otro,
o el impulso incombustible de vivir.
Vivir con la intensidad del viento,
el aroma enriquecedor de la tierra,
las brisas de las olas del mar,
o la fuerza y el calor de una hoguera.
Habrá quien intente frenar el tirón,
poner piedras en la ruta de la aventura,
mas son solo pruebas a un decisión.
Nadie podrá tomar el timón de una vida,
cuya alma ni es suya ni podrá conocer,
a no ser que estemos a la deriva y ciegos.
La aventura nunca finaliza hasta el destino,
escrito en cada abrazo con la vida,
y con el orgullo de haberlo dado todo.
Pues no existe mayor alegría personal,
que abrir los brazos sintiendo y amando,
derramando sobre nuestras huellas,
dejando la señal de alguien vivo.


By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s