Algo tan sencillo como respirar,
lo hacemos sin pararnos a pensar.
Algo tan sencillo como vivir,
lo vemos cuál problema difícil.
Algo tan sencillo como la libertad,
pensamos que está y no hay que luchar.
La belleza de la sencillez no es casual,
al contrario es la esencia del latido vital.
Un latido que nos guía por la vida,
ofreciendo cada día una oportunidad.
Quizá lo sencillo sea algo que nos ahoga,
al intentar vivir rodeados de materia.
Quizá lo sencillo sea un obstáculo,
pues disfrutamos dentro de un torbellino.
La pregunta no es si nos complicamos,
es si la vida deseada es la que disfrutamos.
Saber si los aromas que respiramos,
hacen brillar la sonrisa y el corazón.
Saber si estamos atados a el ganar,
sin poder conquistar nuestra libertad.
Nos hemos convertido en cómplices,
de un mundo que decide si consumes.
Dejándonos llevar por vientos alocados,
llenos de impulsos contaminados.
Vivir con plenitud de lo esencial,
es un lujo que no se puede pagar.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s