En la soledad absoluta,

buscamos el bullicio,

sin percatarnos del silencio

que rodea tremendo ruido.

Extraña pareja por superar

de la soledad y la distancia,

poniéndonos dilemas existenciales.

Al final, debemos aprender

a dejar ir y a saber volver.

Comprender que los puentes

no son físicos pero si mentales,

que siempre deben estar expeditos.

La distancia no apaga latidos,

ni la cercanía los aviva intensamente,

es la actitud de no abrir la puerta

a un soledad expectante,

por una decisión de rendición.

Quizá debamos recorrer cientos,

miles de kilómetros o unos pasos,

la elección habrás de tomarla,

lo contrario llevara a la duda,

de saber que hubiera pasado.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s