Cuando un castillo se desmorona,
deja arena para construir otra fortaleza.
Cuando algo llega a su final,
siempre existe otro camino que empezar.
Cuando una flor se marchita,
habrá dejado terreno fértil donde plantar.
Convertir un cambio en una oportunidad,
es más gratificante que sentir una derrota.
No existe final sin principio y a la inversa,
como no existe victoria sin tener derrota.
Empeñarnos en avanzar a toda costa,
pueda parecer el camino que mejor se acepta,
aunque retroceder a tiempo covierta,
los tropiezos en auténticas victorias.

By Clemente

Un pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s