La verdadera razón para vivir
no está en miradas ajenas,
surge del espíritu aguerrido
de quien mira al futuro de frente.
Una línea sinuosa dibuja la vida,
cual garabato de luces y sombras,
donde sale lo mejor de nuestra alma,
destello de una energía intensa.
Existan trincheras o praderas inmensas,
las conquistas vienen precedidas
del impulso enérgico por superar
los obstáculos y el futuro alcanzar.
Nada ni nadie puede arrebatar
el deseo potente de las victorias,
las cuales se refleja en miradas
llenas de pasión y ganas de amar.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s