Las cadenas cercenado la realización,
asfixian cualquier intento de liberación.
Cadenas envenenadas con la dominación,
de quienes se consideran poderosos.
No existe poder, sino amargura y rencor,
ante la incapacidad de tener el control.
No existe poder, sino odio a la libertad,
en la creencia de estar en posesión de la verdad.
Aquellos que llevan dentro aire tóxico,
son un veneno al cual combatir con tesón.
Pues no existe excusa para el maltrato,
la agresión ni el asesinato del indefenso.
Porque no se puede mirar para otro lado,
ante la ignominia de la guerra del sexo.
Donde un hombre puede decidir sobre la vida,
derramando lágrimas y sangre sin pestañear.
Enarbolando la posesión como máscara,
tras la que esconder el vacío y la nada.
Nunca permitas que se forjen eslabones,
que impidan la dignidad de la existencia.
Ninguna cuna fue hecha con barrotes de tristeza,
sino con la luz intensa del amor y la alegría.


By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s