El artífice de la esperanza está en la fuerza interior,
en la luz surgida de espíritus libres plenos de amor.
Espíritus errantes, en evolución constante y deseosos
de convertir el mañana en espacio temporal de pasión.
Pasión por la existencia, por las vivencias de los caminos,
iluminando con la fuerza de sus ojos los momentos.
Espíritus incapaces de ceder a los desalientos,
persistiendo en transmitir su energía en cada gesto.
Quizá los busquemos entre la multitud con desespero,
en la creencia de encontrarlos con la expresión de sus gestos.
Mas entender debiéramos que ante un espejo lo encontraríamos,
si la ceguera y el egoísmo no nos hubiera el alma envenenado.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s