Acaso no nos damos cuenta,

de que no podemos mirarnos,

que siempre encontramos

un punto de fricción.

De verdad, no percibimos

que el objetivo no es unir,

sino provocar cismas

entre formas de pensar.

Hasta los primitivos

pobladores de la tierra,

entendieron que la mejor forma

de cazar era en grupo.

Hasta las tribus

más ancestrales

y alejadas,

forman una piña para subsistir

y vivir en paz.

Que somos nosotros

los que los invadimos,

e incluso los ponemos

en peligro,

por la avaricia.

Una avaricia,

que nos está derrotando

como especie,

llevándonos a ninguna parte,

o quizá al abismo.

Cuántos imperios más

debemos ver caer,

para aprender

cual ha sido el error común.

La esperanza ilusoria,

es que los ciegos vean,

los sordos escuchen,

los mudos hablen,

y los paralíticos anden,

uniendo esfuerzos,

energías capaces

de convertirnos en humanidad.

By Clemente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s