El tiempo entre los dedos se nos va,

cual arena fina intentando escapar.

El tiempo vuela como la brisa del mar,

dejando atrás suspiros de desdichas.

El tiempo se vuelve pasado sin más,

un destello en el espacio temporal.

Cuántas discusiones estériles cada día,

no existiendo encuentro ni armonía.

Cuántas ambiciones desmedidas,

abocadas al fracaso por las envidias.

Cuántos castillos en el aire construidos,

con pies de barro, terminaran desmoronados.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s