La amistad es la siembra de pequeños brotes,

que irán germinando durante nuestra vida.

Brotes a los que cuidar con actos de compartir,

con guiños de confianza y lealtad.

En el amor, la magia hay que crearla, cuidarla,

dejándonos ir por la brisa de los sentimientos.

Desprendernos de una parte de nosotros,

cual precio necesario de la evolución,

para poder llegar a sentir la felicidad.

La reciprocidad al final es la llave,

que permite a nuestro corazón,

conectar con el aire que respiramos.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s