En la profundidad de las palabras,

a veces se deslizan las dudas.

Unas dudas embullidas en la perspectiva,.

la percepción de cuál es su significado.

En ocasiones algo simple se complica,

al mezclar la escucha y un pensamiento.

En otras la percepción nos confunde,

interpretando lo que podría ser y no es.

Demasiado ruido en nuestra mente,

impidiendo conectar y poder escuchar.

En la transparencia del agua encontramos,

el reflejo de lo que somos y deseamos.

La claridad de cada gota surge de la verdad,

de la autenticidad de los gestos y la mirada.

Un hilo conductor traspasándonos,

recorriendo nuestro interior hasta expresarlo.

Un fino equilibrio que no contiene,

que no esconde dobles sentidos ni dudas.

Esa claridad surgida de la mirada sincera,

al horizonte y escuchando con el corazón.  

Un horizonte al que nos llevan las mareas,

las olas de sinceridad con las que navegamos.

Pues no existe agua cristalina sin una mirada,

clara y transparente, espejo del alma.

Espejo de un espíritu expresando la sencillez,

y nada tiene atajos ni ocultas intenciones.

Quizá por que la magia de la claridad,

está en la sencillez de la verdad y la humildad.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s