Una siembra requiere paciencia y mucho cariño,
colocando las semillas como si las acariciases.


Cultivando el equilibrio entre la tierra y el agua,
como dos elementos unidos por un solo fin.


No existe recompensa en la ira ni en la avaricia,
solo malas hierbas capaces de envenenarlo todo.



By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s