Con el canto de los grillos, la noche se adentra,
rindiendo honor a un cielo estrellado.


Un águila vuela a la sombra de una luna llena,
en una danza de soledad llena de paz.


Siente el susurro de la inexistencia de límites,
donde el grito no existe y si la melodía.



By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s