Escribir con el lápiz de la realidad que pisamos,
puede llenarnos de angustia pero es una liberación.


Un lápiz podría escribir letras con sonidos alegres,
mas la alegría debe ser compartida con sencillez.


Las letras plasmadas podrían cantarse con ardor,
pero no cuando las voces han sido enmudecidas.


Palabras gritando los pensamientos son un camino,
difícil de recibir aplausos, aunque llenos de honor.


Pues al escribir somos luchadores o cómplices,
a veces dando un paso al frente y otras por miedo.


Quien se viste de temor deja el alma empobrecida,
convirtiendo su mirada de perfil, en cómplice.


Quien abre los ojos y relata su mirada, es señalado,
es prejuzgado como un revolucionario peligroso.


Siempre escribir con un lápiz de luces de amaneceres,
nos permitirá poder dormir en paz en el anochecer.


La verdad es el reflejo de la vida ante si misma,
podemos darle vueltas pero la visión no cambiará.



By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s