Lobos y corderos,
unos al acecho,
y otros entre sueños.
Colmillos a la espera
de una dentellada,
cual fiera natural.
Ovejas agrupadas,
obedientes y mansas,
del miedo son ajenas.
La oscuridad surge
en la confusión,
de fieras ocultas
con caras de cordero.
En la incapacidad
de mantener lejos
al depredador.
Solo al ser devorados,
aprenden los corderos
el significado
de la libertad.



By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s