La oscuridad no son las noches ni la escasez de luz,
ni túneles lúgubres, donde el pánico impide entrar.


La oscuridad es esa sombra que extiende la envidia,
el egoismo y la avaricia, contaminando todo a su paso.


La oscuridad de ojos sin brillo, alejados de la alegria,
cuya mirada busca el momento para actuar sin piedad.


Una oscuridad, cuyo debilidad es la luz interior,
de quienes brillan con su alegría y amor.


Una luz interior perceptible por su eterna sonrisa,
una alegría capaz de afrontar la vidad con decisión.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s