Cuanta fuerza existe dentro,
de corazas forjadas
por el dolor.


Cuanta alegría guardada,
en cajones de madera
oscura.


Gotas de vida surcando
lugares apartados,
por el cansancio.


Vemos la tristeza,
pero no la vida.

Vemos el dolor,
pero no la alegría.

La mirada es la llave,
la clave,
de ver más allá,
de reflejos equivocos.

Unos ojos capaces,
de surcar
el mar de las dudas.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s