Jamás renuncies a dar la oportunidad al diálogo,
a la palabra con vehículo de concordia.
Insiste en abrir puertas, pues existen demasiados,
insufribles capaces de cerrar puertas.
La desidia provocará la incomprensión y la ceguera,
o quizás una brecha por donde entre la manipulación.
Una brecha labrada por la mentira como escusa,
un veneno filtrándose lentamente en nuestra vida.
Convierte en infranqueable la tolerancia al despotismo,
a los intolerantes cuyo vanidad ostentan con orgullo.
La suma de diferncias no es un virus, es la vacuna,
de una sociedad libre y orgullosa de reinventarse.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s