La alegría sin vida se convierte en lágrima.
Una vida sin caminos definidos y abruptos,
siembran confusión y miedos.
Un miedo disuelto cuando nos apoyamos,
traspasando la sombra del aislamiento.
Pues nunca una ocurrencia aislada resolvió,
dió con la solución a un momento problemático.
Las soluciones requieren sonrisas de luz,
un destello provocado por la solidaridad.
Una generosidad colectiva capaz de regar,
de alimentar un movimiento compulsivo.
Una acción hacia adelante que rompa la barrera,
que transforme en realidad las esperanza.
El camino inverso, desembocará en frustración,
una vuelta al miedo y la anarquía en los deseos.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s