Nacemos con las manos desnudas.
Nos iremos con las manos desnudas.
Mas vivimos para llenar las manos,
cual necesidad imperiosa.
Un necesidad surgida de la abundancia,
olvidando que no se compra la felicidad.
Una necesidad haciéndonos esclavos,
reclamándonos una lealtad inquebrantable.
Sin darnos cuenta nos encadena,
llegando a actuar cual marea.
Debiéramos liberarnos dando destino,
protagonismo a unas manos abiertas,
para crear equilibrios que nos permitan,
disfrutar de la belleza que es vivir en libertad.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s