La lluvia rocía el amanecer,
callendo sobre una tierra hambrienta.
Semillas alzando su mirada,
con el regocijo de sentir la vida.
Brotes bebiendo de un manantial,
un inagotable flujo de vitalidad.
Pequeños retoños sorprendidos
por la pureza de la luz del dia.
Un círculo de energía fluyendo,
surcando las entrañas de la tierra.
Una energía a nuestros pies,
que pretendemos y olvidamos.
Una belleza pura y fertil,
que maltratamos y esquilmamos.
La suma de granos colaborando,
por entregarnos lo mejor de sus entrañas.
Respondiendo con exigencias y avaricia,
sometiendo a la tierra cual esclava.
El cierre del círculo natural,
la pieza que da sentido a todo,
somos nosotros.
Cerremos el circulo aportando,
siendo libres y dejando existir.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s