Cuando el ruido exterior impide oírnos,
nuestro corazón se acelera y se confunde.
Crear una urna de cristal nos aislará,
mas nos mantendrá lejos de la realidad.
Silenciemos nuestra mente, escuchando
nuestra intuición, será nuestro guía.
Construir una jaula impedirá el egoísmo
y la avaricia de aquellos que no nos quieren.
Quizás regar nuestro interior con la cofianza,
el respeto y seguridad en nosotros, sea el camino.
Madurar como ser humano, necesita abrir
ventanas y libertad más allá de los tabúes.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s