Se puede vivir

con la mirada limpia,

o dos caras mostrar

cual arpía.

Se puede vivir

como espectador,

o comprometernos

con los hechos.

Se puede vibrar

de emociones,

o proyectar la frialdad

ante las pasiones.

Decisiones tomadas

por unos u otros,

en espacios temporales

distintos.

Decisiones imposibles

de confluir,

contraposiciones

de formas de vivir.

Quizá sin darnos cuenta

alimentamos,

a un monstruo

capaz de absorbemos,

extendiendo su poder

destructor.

Un monstruo que vive

de las pasiones,

de la oscuridad

donde las dudas

subsisten.

Una bestia que se alimenta

de la desidia,

de la falta de compromiso

con la vida.

Creciendo su insaciable

desprecio,

así como, dominar

bajo la arrogancia.

Cuando las luces

se apaguen,

viviremos en oscuridad

perpetua.

Solo los guías

capaces

de comprometerse,

serán capaces

de cambiar

nuestra mente.

Aunque siempre

la decisión

puede sorprendernos,

pues el veneno

de la prepotencia

puede subyugarnos.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s