Hace mucho tiempo

en el que un árbol,

un brote sobre la tierra,

surgió.

Brote en lugar

inhóspito

y volcánico,

luchando

por sobrevivir

ante la adversidad.

Época

en la que el suelo

temblaba,

y la lava

iba extendiendo

su manto.

Una lava

construyendo

un suelo

aguerrido,

fértil

y embravecido

contra el mar.

Un mundo hostil

para crecer

y dar vida,

para luchar

y crear belleza

en la tierra.

El lento

pasar del tiempo

hizo enraizar,

convirtiendo

aquel brote

en un tallo.

Las hojas

empezaron

a dar sombra,

un verde intenso

brillando al sol.

Nada es casual

en la creación

de la tierra,

capa tras capas

iba sembrando

el suelo.

Las raíces

del tallo

iban penetrando,

buscando

crecer

y fortalecerse.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s