A la luz de una vela,
la mirada es otra.
Tenue luz con tonos
y sombras doradas.
Dejas de ver lo ínfimo,
para abrazar
lo importante.
Respiras lento,
como lenta
se consume la vela.
El silencio
deja paso al ritmo,
a los latidos
del corazón,
y a una respiración
en forma de brisa.
Instantes
donde la mente
se vacia,
de ideas
para llenarse
de sensaciones.
Poco
necesitamos
para encontrar
paz,
solo alejarnos
del ruido.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s