Paseamos
con las manos
cogidas.
Abrazamos
o besamos
con pasión.
Un niño o niña
provocan
una sonrisa.
Disfrutar
con la felicidad
ajena,
enriquece
nuestra empatía.
Aprender
a ser felices
es un canto
a la vida.
Un canto
por el amor,
cual arma
de esperanza.



By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s