Cuando el respeto se quiebra, el afecto desaparece,
cual huracán llevándose todo lo sembrado.


Cuando el respeto se desprecia, las palabras no suenan,
convirtiendo lo que era diálogo en infierno.


Cuando el respeto se necesita, huye como alma huidiza,
esquivando el amor y la empatia por la vida.


Entonces la vida se vuelve tóxica e irrespirable, cual veneno,
siendo el momento de saber elegir el camino.

By Clemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s