Foto by Clemente Socorro Ceballos

Damos los pasos cubriendo nuestros pies,
perdiendo el contacto con la tierra.


Nos aislamos para sentirnos más cómodos,
mas seguros, en un imaginario mundo.


Un mundo donde nos protegenos del frio,
del calor e incluso de nosotros mismos.


Nos aislamos para protegernos de todo,
cuando somos los que alteramos el todo.


Casual o no, la ira de la tierra nos afecta,
y no existe lugar seguro cuando despierta.


Sin darnos cuenta, hemos entrado en conflicto,
con el suelo que nos da la vida y nos cobija.


Queramos entenderlo o no, lo comprenderemos,
deberemos cambiar nuestra forma de comportanos.


Igual de frágiles que nuestra existencia,
es la de los mares, los lagos o de los cultivos.


Somos un todo, del que formamos parte,
y cuyo fin es mantener el equilibrio.


Reencontrar ese equilibrio, es el camino
para sentirnos seguros en un mundo real.



By Clemente

2 pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s