Al abrigo de la noche estrellada,
al final de un día lleno de prisa.


Sintiendo como el ruido se aleja,
dejando paso al silencio y los aromas.


Un silencio confortable para hablar,
o simplemente escuchar la tierra.


Una tierra con sonidos de armonía,
dispares y anárquicos, que abrazan.


Sonidos de la brisa, los grillos o pájaros,
o el del silencio por falta de ruido.


Mis pasos me acompañan en la oscuridad,
sin sentir la presión de la prisa por llegar.


Sentarte a tomar una taza de café,
dejando que la música apague la mente.


Escribir unas letras que vuelquen ideas,
o la experiencia de curiosidades del día.


Hablar con la pausa de quien canta un bolero,
sin estridencias ni destellos de crispación.


Todo aquello que olvidamos en un día normal,
y con nostalgia nos hace estresarnos.


A falta de tiempo, siempre vale la pena,
es necesario encontrar nuestro momento.


Ese encuentro con la mejor parte de nosotros,
aquella en la que nos escuchamos y abrazamos.



By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s