Dictadores y salva patrias siembran la infamia,
regodeándose en el fango de la discordia.


Una discordia cuyo caldo de cultivo es la desesperación,
la angustia de un mañana sin visos de solución.


Soluciones simples y directas lanzadas a oidos,
a mentes cegadas por la ira de los acontecimientos.


Mentes controladas por la desinformación y el silencio,
como forma de ocultar objetivos espurios.


Objetivos que nada tienen que ver con la libertad,
o los derechos más básicos de una sociedad.


En la vida, nadie toca a la puerta con una solución,
o una varita mágica capaz de dibujar la salvación.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s