Pensar que todos los caminos o atajos,
nos llevan al mismo destino, es un error.
Quizás creamos que lo importante es llegar,
transformando sueños en deseos de ganar.
Un destino, no es una meta, es nuestra conquista,
nuestro encuentro con la felicidad personal.
Hay quienes se convierten en vampiros de vida,
absorbiendo el brillo de ojos llenos de alegría.
Hay quienes se esconden en la oscuridad,
en las sombras de su espíritu, para obstaculizar.
Quizás todos ellos no han entendido,
que el fuego quema las malas hierbas.
Ese fuego que arde perpetuamente en corazones,
capaces de transitar por caminos libres.
Una libertad, cultivada en una elección de vida,
un cruce de caminos entre lo que somos y la felicidad.
Una felicidad indicando la última parada,
el ultimo andén, llamado destino.

By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s