Casi sin resuello, resurjo de mis cenizas.
Brotando como una flor en primavera.
Cuál amanecer de un día espléndido.
Nada de tristeza ni melancolía.
Sólo la fuerza de quien se resiste.
Resistencia a dejarse ir por la corriente.
Alguien soñador por encima de las sombras.
Sueños de esperanza, lejos de la desesperanza.
Cualquiera se mirará al espejo viendo,
en su rostro mis palabras, con orgullo.
La fuerza nace de los espíritus libres,
no de quien se conforma con la aceptación.


By Clemente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s